Manila, Filipinas 01

Posted Filipinas
Día 01 y 02 – Manila

Empieza. El vértigo llegó a mí esta vez con más fuerza que nunca.

Me subo a mi primer avión (de 11) en el primer día (de 29) aún asfixiada por la presión. Presión por lo que dejo atrás y por lo que está por venir. Presión de tener un blog e igual no tener nada que contar y presión de venir tan lejos y que quizás no signifique nada.

… o sí…

Aterrizo en Manila tras demasiadas horas de vuelo y la llegada es complicada. Con mi mente al 40% me enfrento a trámites para recuperar mi mochila perdida y lucho por no caer en trampas de taxistas en un país que visito por primera vez.

Anulada me rindo en el hostel, me recluyo entre cuatro paredes mientras este sitio rebosa vida, una vida que es imposible afrontar con mi media humanidad.

Me quedo a dormir dándome por vencida pero sabiendo y autoconvenciéndome de que sí: conquistaré Filipinas!

Aunque no lo crea, aunque no sepa ni por dónde empezar…

… o sí…

Me despiertan los gallos, montones de gallos de no sé qué parte de la ciudad anuncian que ya es de día. Pongo un pie fuera y encuentro el contraste de Asia y América, gente viviendo en la calle al lado de rascacielos, Mcdonalds y 7eleven; y carreteras invadidas por triciclos de colores y jeepneis americanos.

Voy a donde se supone que tengo que ir pero paso de largo. No me atrapa ni el paseo marítimo, ni Intramuros, quizás un poco Chinatown. Igual el ir contra reloj y tener tan poco tiempo para ver Manila hace que camine y camine y camine… hacia ningún sitio… y acabo yendo más al norte, tras descifrar el metro, para llegar al cementerio chino de Manila.

Es una pequeña ciudad de grandes casas donde dentro viven los muertos de familias pudientes, pero que con el tiempo, o la falta del mismo, están totalmente descuidado en una decadencia triste.

Sus calles, vacías, se interrumpen con la presencia de perros, gatos y extraños humanos que salen del interior de sus tumbas. Encuentran en la casa de un muerto su propio hogar.

Es demasiado extraño para seguir sola en ese lugar y vuelvo al hostel pero no para descansar. Me marcho, como si de una escala se tratase recojo mi mochila y marcho en la noche de esa Manila extraña, deseando llegar por fin a mi destino.

La conquista está lejos pero sí siento que vencí la primera batalla.

SARA HORTA. Manila, 03-02-2017

Comments (6)
  1. Zen Febrero 7, 2017 at 9:06 pm

    Hola Sara!

    Entiendo perfectamente tu entrada. Yo no estuve en Manila (solo de paso por el aeropuerto) precisamente porque leí muchas críticas que la tachaban de caótica, abrumadora, insulsa…creo que justo lo que tu misma has experimentado.

    Has hecho bien, si no te ha enganchado, a seguir el camino, que seguro que encontrarás lugares maravillosos que te atrapen de verdad.

    Un abrazo desde Travel me Softly! 🙂

    • Sara Horta Febrero 9, 2017 at 3:01 am

      Gracias por pasarte por aquí!!! Sí, en el momento no supe qué pensar de Manilaa, ahora con la distanca creo que sí la defines bien: insulsa. Ahora ya en ruta me encuentro un Filipinas de contrastes increíble!

  2. María Febrero 8, 2017 at 8:58 pm

    Hola Sara. Acabo de descubrir tu blog por un comentario que dejaste en un post mío sobre Tanzania hace unos meses y me está gustando mucho, no sé como no lo había descubierto antes! Y me ha encantado ver que estás empezando una aventura por Filipinas! La seguiré de cerca 🙂
    Tengo un amigo que justo llegó este lunes y estará viajando por ahí más o menos el mismo tiempo que tú, me haría ilusión que os encontrarais por el camino 🙂 te dejo su facebook: https://www.facebook.com/CharlyBrongn?fref=ts
    Disfruta cada segundo y no te preocupes por las historias para contar, llegan solas 😉
    Un abrazo desde Ibiza y mucha mucha fuerza!

    • Sara Horta Febrero 9, 2017 at 3:08 am

      María! Que ilusión tu mensaje!! Soy muy fan tuya, empecé a leerte en Tanzania, acabab de llegar de allí y me encantó lo que contabas por lo que escribías y por los recuerdos que me traía.
      El blog lo abrí hace dos semanas! En mi viaje a India y Tanzania escribí estos diarios de viaje que cuelgo y colgaré aquí. Mientras lo uso de tablón para contar la aventura de este mes.
      Ahora mismo le escribo! Gracias por el contacto!!!!
      Vi que subiste fotos de Coruña, yo vivo allí, para cuando vuelvas podríamos vernos.
      Un abrazo grande desde el verano en Filipinas

      • María Febrero 9, 2017 at 10:35 am

        Anda! Yo soy de Coruña 🙂 pero hace ya bastantes años que no vivo allí (aunque toda mi family si) y ahora creo que por lo menos hasta verano no iré. Estoy a punto de irme a vivir a Jamaica. Aunque me encantaría que nos viéramos en mi Coru querida, seguro que algún día! Un besazo!!

        • Sara Horta Febrero 9, 2017 at 4:02 pm

          Seguro que nos veremos, Coruña estará siempre ahí para cuando queramos volver. Deseando que empieces esa aventura María y poder seguirla de cerca. Un beso!

Deja un comentario