Palolem, India 10

Posted India
Día 11 y parte día 12 – Palolem beach.

Última hora en Palolem, posiblemente la última de un verano a mi manera.

Apuro esta hora con la ansiedad con la que apuro los últimos días de septiembre y octubre, pensando que pueda ser el último día del año en pisar la playa y sumergirme en el mar.

Estos días no fue más que eso, una larga despedida.

Dos chicas en la playa, solas pero unidas, apoyándonos la una en la otra para hacer equipo, olvidándonos del reloj y hasta de la hora de comer. Acordarnos que tenemos hambre al caer el sol y cenar en la playa. Pasear de noche y dejarnos llevar probando alguna cerveza o licor de aquí como el fenny.

Hacer amigos, enemigos y cómplices. Regatear, negociar y conseguir gratis viajes en barco con los locales de Palolem. Ir a buscar delfines, encontrarlos. Visitar Butterfly island y rodearte de mariposas, incluso sobre el mar. Ver monos, vacas y libélulas por todas partes, extraños cangrejos y extraños peces blancos de rayas negras. Explorar playas vírgenes y escapar durante unas horas del bullicio de Palolem.

Suena idílico, pero así fue mi despedida del verano 2015…

No sé qué originó esta conexión que tengo con la playa. Quizás porque la mayoría de mis muchos buenos recuerdos de infancia son rodeada de familia en la playa. Quizás porque crecí, viví y sigo evolucionando al lado del mar. Quizás porque desarrollé un vínculo emocional de bienestar al entrar en el agua un día de sol,… No lo se. Sea lo que sea es una conexión muy fuerte capaz de que independientemente en qué punto del planeta esté, me sumerjo en el mar y lo siento: estoy en casa.

Pasaron finalmente demasiado rápido los días menos provechosos. Corre el reloj sin detenerse. Me despido en silencio del capitano e indiano, me despido en silencio de la playa y me despido entre abrazos de Giuditta, mi gran apoyo estos días.

Gracias Giuditta por ser cómplice, gracias a ti pude relajarme. Gracias Palolem por regalarme cuatro atardeceres mágicos de luna llena y gracias India por darme esta paz.

Me despido de esta sensación con un último bautismo en este estado, con un precioso atardecer en esta playa goanesa.

Toca moverse. Allá voy!

SARA HORTA. Palolem, 28-11-2015

Comments (0)

Deja un comentario