Alleppey, India 12

Posted India
Día 14 – Alleppey

Imagina un día caluroso y soleado, precioso. Te encuentras a una hora en ferry de la ciudad más cercana y acabas de tomar un buen desayuno con texturas y sabores que jamás habías probado.

Te diriges a un embarcadero improvisado debajo de unos cocoteros donde todo es verde a tu alrededor. Imagina entrar en una canoa de madera con techado de hojas de palmera que te está esperando. Te sientas delante donde seguro tendrás mejores vistas.

Miras al frente y solo ves kilómetros de una especie de Venecia tropical en el este del mundo. Abstráete. Déjate llevar por la nada, por el simple movimiento lento y constante de quien rema por ti.

La luz se cuela entre la mata frondosa y llega a veces a tocar tus pies y manos que escapan de la sombra. Calientes las sumerges en el agua y …

Si fuiste capaz de sentirlo has estado durante un minuto navegando por los backwaters de Alleppey.

Posiblemente uno de los mayores iconos de Kerala sea eso, sus más de 900km de canales practicables, aquí la vida se articula en base a ellos. Las casas edificadas en estrechas hileras de terreno que emerge sobre el agua, teniendo por un lado el canal que usan para lavarse y cocinar y por el otro campos de arroz, donde posiblemente trabajen.

Desde un punto de vista bastante intrusivo recorremos durante horas los canales, irrumpiendo de forma bienvenida en lo que es su vida una tranquila mañana de domingo. Los veo desperezarse y asearse, hacer la colada golpeando la ropa contra la piedra, los niños jugando, gente viendo la televisión con puertas y ventanas abiertas, mujeres cocinando, hombres preparando la casa para una comida  familiar,…

A la vida tranquila de los backwaters solo queda añadir el sonido de los pájaros, el del remo entrando y saliendo del agua y el rugido de algún motor de alguna casa flotante.

Paramos a tomar agua de coco e ir de nuevo a la casa familiar donde tomamos el desayuno. Comida típica de Kerala servida con cariño sobre hoja de banana por Sandra y su familia. Uso mi recién aprendida “Mera naam Sara hai” al presentarme y “Nandhi”, un agradecimiento tan repetido hoy. Pruebo el tabaco indio y aprendo el significado de la pintura en la frente. Sobremesa regada con té, trucos de magia y Sandra compartiendo las fotos familiares con nosotros.

Caminamos entre arrozales y cogemos de nuevo el ferry para volver a la ciudad mientras cae el día.

Hice una escala en mi viaje al sur de la India solo para pasar un día como el de hoy. Ante otros destinos que también me seducían, elegí de forma acertada este enorme entramado de simbiosis entre agua y tierra, una simbiosis entre ser humilde y ser feliz.

SARA HORTA. Alleppey, 30-11-2015

Comments (0)

Deja un comentario